Sony canceló la pelí­cula por las amenazas recibidas, pero los «hackers» quieren más

Publicado el

Duele llamar de hackers a los que invaden sistemas informáticos para hacer chantajes, ya que un hacker es un respetado profesional que se dedica a la seguridad, sin los cuales no se podrí­an detectar y corregir miles de problemas que aparecen cada dí­a en las más diversas plataformas. Ese es el motivo por el que lo he puesto entre comillas en el tí­tulo, para diferenciar lo que es un criminal de lo que no lo es.

El caso es que los criminales que obtuvieron la información de Sony, con datos personales, guiones y emails que han mostrado al mundo proyectos tan serios como el Project Goliath, no se conforman con el hecho de que Sony haya cancelado la pelí­cula «The interview», ahora quieren que se elimine todo el rastro de que dicha pelí­cula existe (trailers, guiones, formatos en DVD, copias que puedan ser distribuidas ví­a Torrent)… Si Sony ha llegado a cancelar la emisión de una pelí­cula por miedo a las amenazas (que incluí­an ataques terroristas en los cines que muestren el largometraje), seguramente también aceptará esta nueva petición. Dudo mucho que haya sido el miedo a una amenaza terrorista lo que ha hecho a Sony aceptar las condiciones, seguramente hay mucha más información sensible entre los que obtuvieron los datos.

La relación del ataque con Corea del Norte aún debe ser confirmada, pero los últimos indicios apuntan a que se originaron allí­, usando servidores de Taiwan para eliminar los rastros originales. Hoy la Casa Blanca hablará sobre el tema, seguramente para acusar a Corea del Norte de lo que ya se está considerando como el mayor ataque a la seguridad informática de una empresa privada.

Publicado en
Etiquetado
pelí­culasony

Comparte en:

Un comentario en “Sony canceló la pelí­cula por las amenazas recibidas, pero los «hackers» quieren más

  1. Es increí­ble que se censure que pelí­cula se debe mostrar o no, ya sean hackers, dictadores, etc. No lo entiendo, ni que Sony se de por perdido, ni que la cosa quede así­. ¿Quién nos protege de estos ataques? Parece que nadie…