Samsung Blind Cap, un gorro de natación con tecnología bluetooth incorporada

gorro

Con el objetivo de ayudar a los nadadores con deficiencia visual, Samsung ha presentado el primer gorro de natación con tecnología bluetooth incorporada, un gorro que permitirá guiar al deportista gracias a un sistema de vibraciones que servirán como alertas para que se consiga realizar el viraje en el momento adecuado.

Se trata, seguramente, del mayor avance en un deporte que se consolidó como paralímpico en 1960. El sistema actual utiliza un palo con una esponja que golpea la espalda o cabeza del nadador en el momento adecuado, con este nuevo dispositivo será posible alertar de una forma mucho más práctica y exacta.

Cómo funciona el Blind Cap

gorro

El gorro se sincroniza con el smartwatch Gear S2 o con el Samsung Galaxy S7 gracias a bluetooth, por lo que el entrenador se encargará de avisar al deportista con un solo movimiento desde el móvil. La señal del smartphone se traduce en vibración, por lo que el nadador podrá voltear inmediatamente. Para que se realice la sincronización será necesario instalar la app Blind Cap en el móvil, compatible con cualquier dispositivo android.

Dónde está disponible

De momento solo es un prototipo, no está disponible en el mercado, pero sí cuentan con una web, www.blindcap.com, donde es posible ver todos los detalles de este wearable que puede cambiar la vida de mucha gente.

Allí comentan que no estamos hablando solo de un gorro, se trata de parte de un proyecto gracias al cual pretenden acercar la tecnología a los deportistas de élite, por lo que seguramente veremos más iniciativas semejantes en un futuro próximo.

Vídeo de presentación

Bluetooth en los Juegos Olímpicos

No es la primera vez que vemos cómo la tecnología Bluetooth ayuda en unas Olimpiadas. En Londres 2012 tuvimos la oportunidad de comprobar cómo se usó para obtener datos en tiempo real relacionados con la cantidad de gente que presenciaba un evento. Se trataba de un sistema que monitorizaba señales de emisores instalados en lugares clave de la ciudad, sensores que medían la cantidad de personas y la velocidad de flujo de los peatones, así como el tiempo que la gente hacía cola en algunos lugares o el tiempo de permanencia en los recintos. La información recogida se usaba para realizar cálculos estadísticos que ayudaban a prever la infraestructura necesaria en cada momento y lugar.

Es un sistema de transmisión barato y fiable, por lo que parece obvio que el dispositivo presentado por Samsung es solo un primer paso para una realidad olímpica más conectada y accesible para todos.

Publipost

Artículo patrocinado, escrito por nuestro equipo usando las informaciones enviadas por nuestros anunciantes.