Cx5, un material que puede revolucionar el mundo de la impresión 3D

3d

Cuando creamos algo en una impresora 3D solemos obtener una figura llena de pequeñas imperfecciones. Las capas son visibles, y la escultura está lejos de ser algo perfecto que pondríamos en una exposición.

Este problema es común en prácticamente todas impresoras 3D del mercado, pero parece que hay una solución que podría aplicarse en muchas de ellas: usar un material diferente, un tipo de plástico que, una vez haya creada la figura, pueda moldearse como si fuera arcilla (o plastilina).

Eso es lo que ofrece Cx5, un nuevo material que ha conseguido financiarse en kickstarter superando los 75.000 dólares que pedían. Muestran, en la página de la campaña, cómo es sencillo ajustar los detalles del resultado 3D para esculpir después de crear la base, lo que aumenta las posibilidades de lo que puede hacerse con una impresora 3D.

En la imagen superior tenéis un ejemplo de una figura salida de una impresora 3D, donde la mitad de ella ha sido moldeada posteriormente gracias al uso del material especial que lo hace posible.

En realidad no se trata de un plástico y sí de una sustancia que puede imprimirse usando temperaturas menores, por lo que solo puede utilizarse en aquellas impresoras que permitan ajustar la temperatura durante el proceso de impresión.

En su página podéis ver varios ejemplos, incluyendo vídeos, de algunas de las maravillas que han conseguido realizarse cuando hay un artista esperando a que la impresora 3D termine su trabajo.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.