OIVO, un pequeño cargador de iPhone que funciona con cuatro pilas AA

cargador de iphone pilas AA

Aparece hoy en Kickstarter otro proyecto que busca dar solución al problema de la carga en smartphones, un dolor de cabeza que aún no parece conseguir un arreglo definitivo. Su nombre es OIVO, un cargador de 39 dólares tan pequeño como para llevarlo colgado junto a las llaves y que novedosamente se alimenta de las típicas pilas AA que se consiguen en casi cualquier tienda del mundo.

La idea es simple: Un pequeño dispositivo rectangular que se abre para dar vida a dos tajadas que sostienen las pilas, con ayuda del magnetismo, como si de un sándwich se tratara. Su diseño permite montar el iPhone sobre un pequeño espacio saliente en la mitad de abajo, pero de nuevo, gracias al magnetismo, es posible utilizar al OIVO tanto como dock (horizontal o vertical) así como un aditamento estratégicamente creado para no estorbar incluso mientras realiza su tarea y nosotros efectuamos una llamada.

Comentan que es tan eficiente como un cargador de pared, viene en múltiples colores (verde, blanco y negro), es resistente a salpicaduras e impactos, ha sido creado dentro del programa de desarrollo Apple MFi (Made for iPhone), tiene de largo y ancho 3 cm, no afecta a otros dispositivos magnéticos cercanos y funciona con el iPhone 5, 5S y el 5C –se menciona su compatibilidad con futuras versiones, e.d., iPhone 6-.

Buscan US$ 50.000 de inversión para ponerle en completa marcha. Ofrecen opciones de financiamiento básico incluyendo una de US$2 para considerar una futura compatibilidad con equipos Android (vía mini USB) y varios packs completos que incluyen el dispositivo: US$39 la edición sencilla, US$49 por una que trae el OIVO “verde Kickstarter” hasta un paquete de US$300 por 10 OIVOs.

Más información: Sitio web de OIVOOIVO en Kickstarter

Juan David Quiñónez

Estadístico. Amante de las nuevas tecnologías, la ciencia, el mundo académico y las aplicaciones de las anteriores temáticas en la red. Escribe en wwwhatsnew.com desde finales del 2011.