Nueva versión de Tinder le hace aproximarse a una red social, más que a una app de citas

Tinder ha estado “marcando estilo” durante muchos meses. La posibilidad de navegar entre perfiles de personas indicando si nos gusta o no, esperando que exista una coincidencia para transformar el “me gusta” en una cita real, es un método que se ha imitado en decenas de categorías, aumentando la popularidad de la app de citas por excelencia.

Pero en Tinder quieren ser algo más, quieren ser la aplicación que la gente use para encontrar amigos, para hacer planes en una ciudad desconocida… quieren ser una red social, y con la nueva versión que acaban de lanzar, han dado un paso hacia ese objetivo.

Se trata de “momentos“, la posibilidad de que los usuarios puedan publicar fotos desde la aplicación (no solo de su rostro, y sí de su día a día o de las cosas que ven interesantes) y dejar que otras personas las vean, haciendo que esas coincidencias tan famosas en Tinder se basen en algo más que en una cara bonita.

Al hacer o subir una foto dentro de Tinder, se enviará a todas nuestras coincidencias dentro de la aplicación. Dichas personas podrán navegar entre el nuevo contenido e indicar si les gusta o no, de la misma manera que se ha hecho siempre en Tinder. Una foto compartida y aprobada por otras personas puede ser el inicio de una nueva conversación, abriéndose un chat para efectuar el contacto.

Todas las fotos publicadas se autodestruirán en 24 horas, por lo que el objetivo es conquistar la atención de otras personas a través de contenido reciente, un “marketing de contenido” enfocado en el “marketing personal” dentro del mundo móvil.

Los responsables por Tinder hablaron con Techcrunch sobre esa nueva fase, sobre la intención de salir del mundo “quiero ligar” para entrar en el mundo “quiero conocer gente”.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.