El InkPad 3 Pro de PocketBook, un e-reader que vale la pena conocer

Publicado el

inkpad pro 3 Pro

Si estáis acostumbrados a leer libros electrónicos, seguramente conocéis varios lectores de este tipo: kindle, Kobo, Nook, los de Sony, los de PocketBook… hoy probamos un modelo de este último fabricante que llama realmente la atención, el InkPad 3 Pro.

Además de un tamaño mayor a lo que estoy acostumbrado en esta categoría, de luz frontal SMARTlight, Bluetooth y resistencia al agua, tiene algo que no esperaba: salida de audio, para los que solemos leer escuchando algo de música de fondo.

Cuando se usa un lector de libros se espera, principalmente, que no haya cansancio. Leer un libro en una tableta o en un móvil puede ser un infierno, por lo que este tipo de lectores es ideal para los que no podemos tener nuestros libros en estanterías, por cuestiones de espacio, pero no queremos dejar el hábito que tan felices nos hace.

InkPad 3 Pro

Acostumbrado al Kindle, realmente he de reconocer que era un poco reacio al tema de probar otro lector, pero en la vida hay que probarlo casi todo y no cerrar puertas. En esta ocasión me alegro de no haberlo hecho. El tamaño mayor (7,8 pulgadas) me ha permitido aumentar el tamaño de la letra sin tener que estar pasando página cada dos por tres, y la resolución de 300 DPI ha sido la adecuada para mis costumbres habituales de lectura.

Se presentan como uno de los tres mayores productores de eReaders del mundo, junto a Kindle y Kobo, y llegaron hace muy pocos meses a España. Lo hacen con una serie de dispositivos muy variados, pero realmente el InkPad 3 Pro, aunque no es perfecto (luego os diré el motivo), sí es una excelente opción.

Cuando hablamos de resistencia al agua no significa que pueda vivir siempre dentro de la piscina, pero sí tiene micro revestimiento de los componentes internos para proteger de potenciales daños por exposición a líquidos o humedades. Cuenta con protección IPX8, lo que permite que el dispositivo pueda sumergirse en agua fría hasta 2 metros de profundidad, durante 2 horas.

En qué me gusta más que el Kindle

– En la caja viene con una funda protectora, lo que protege más el dispositivo y hace que esté más tranquilo cuando lo meto en la maleta. El lector tiene sensor de funda que activa automáticamente el modo reposo cuando se cierra la tapa.
– Su tamaño: no es incómodo para leer, el Kindle se me hace pequeño. Supongo que por lo de la edad y la vista.
– El audio: tiene adaptador de audio micro USB y conexión Bluethoot, y reproduce MP3 y M4B, siendo también ideal para audiolibros.
– El “Text-to-Speech”: permite que el texto se traduzca a voz eligiendo la voz que queramos en diversos idiomas, aunque reconozco que no me ha funcionado en todos los libros.

Su espacio permite unos 3.000 libros almacenados, y su batería es de 1,900 mAh, o sea, semanas sin cargarlo.

En qué me gusta menos que el Kindle

No tiene tienda integrada. Todos los libros tienen que meterse manualmente o enviarse por Dropbox, Send-to-PocketBook y PocketBook Cloud. Eso significa que tenemos que tener el archivo del libro, y no es una tarea sencilla. Permite 16 formatos de e-book y 4 formatos gráficos (JPEG, BMP, PNG y TIFF). Podemos enviar PDF, epub… no hay problema con formatos, pero si queremos conseguir de forma legal el epub de un libro lanzamiento, no lo tendremos fácil (la mayoría de tiendas de ebooks ofrecen el epub cifrado). En mi caso he realizado envíos por email a la cuenta de correo asignado a mi dispositivo, y el libro estaba allí disponible en pocos minutos (recomiendo epub, mucho mejor que PDF, para tener más flexibilidad a la hora de cambiar el formato), pero no he conseguido algunos de los epubs de los libros que deseaba, ni siquiera con la tarjeta de crédito en la mano.

– La respuesta táctil es algo peor. No mucho, seguramente casi nadie lo notará, pero los más expertos si percibirán la diferencia.

En cuanto al precio: el InkPad 3 Pro cuesta unos 300 euros, ya disponible en Amazon.