Apple lanzará sus cascos de Realidad Aumentada en 2022, y en 2023 sus gafas, según informe

Publicado el

A pesar de que Apple Inc. ya lleva bastante tiempo invirtiendo recuerdos en los sectores de la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada, hasta ahora no sabíamos cuando llegarían los esfuerzos de la compañía en forma de productos finales para los usuarios.

Y si bien algunos analistas pronosticaron su llegada para el próximo año, ahora el medio The Information, en base a fuentes cercanas, ha podido saber de los planes más concretos de Apple en los sectores señalados, que fueron informados internamente a los empleados de la compañía durante el pasado mes de octubre.

Quedando más claro los planes de la compañía en estos sectores

Según ha podido conocer, la compañía empezará por el lanzamiento de unos cascos de Realidad Aumentada para el año 2022, cuyo nombre en código interno es N301, que dispondrá tanto de funciones de Realidad Virtual como funciones de Realidad Aumentada.

Señala que estos cascos son, en apariencia, similares a los cascos Oculus Quest, aunque algo más delgados, disponiendo de cámaras externas y pantalla interna de alta resolución, que permitirá a los usuarios moverse con seguridad en entornos virtuales, y combinar elementos del mundo físico con elementos virtuales en los propios cascos.

Será un año antes, en el año 2021, cuando la compañía requiera de los empleados para el desarrollo del software que gestionará este dispositivo. Y será ya para el año 2023 cuando la compañía lance unas gafas de Realidad Aumentada, similares a unas gafas de sol convencionales de algo precio, donde incluso se menciona que las lentes se oscurecen cuando las mismas están en pleno funcionamiento.

El citado medio señala además que estas gafas de Realidad Aumentada llegarán a reemplazar los teléfonos de la compañía en una década.

También es sabido que los dispositivos de Realidad Virtual y Realidad Aumentada supondrán una de las próximas revoluciones tecnológicas, aunque las compañías tendrán que ir con cuidado en la maduración de estas tecnologías para no tener que llegar al punto que tuvo que llegar Google, meses atrás, cerrando la plataforma Daydream por su baja adopción por parte de los desarrolladores y bajo uso de los usuarios.