El avión supersónico que usará la impresión 3D

Boom supersonic

La impresión 3D está cada vez más presente en nuestro día a día, y el sector de la aviación no podía ser diferente.

Construir piezas específicas en poco tiempo y con un precio asequible es algo demasiado tentador, y la empresa Boom Supersonic, que está construyendo un avión para su lanzamiento en 2020, lo tiene muy claro.

EL fabricante de aviones pretende construir un avión supersónico para realizar pruebas en 2020, y ahora ha firmado un contrato de siete años de colaboración en impresión 3D con Stratasys, después de haber sido socios durante 3 años. Stratasys ha creado 200 piezas para prototipos con las impresoras 3D Stratasys F370 y Fortus 450mc, y Boom Supersonic, que recientemente recaudó 100 millones en una ronda de riesgo de Serie B, seguirá con la producción de este tipo.

Boom Supersonic utilizará la impresora 3D F900 de Stratasys para crear cientos de partes para el prototipo de jet supersónico, para el XB-1, de hecho.

En el contrato incluirán la producción de piezas de vuelo para XB-1, la construcción de piezas para el avión comercial de Boom Supersonic programado para mediados de 2020, y el uso de la 3D Stratasys F900 para usar termoplásticos y piezas con propiedades mecánicas avanzadas.

La impresora en cuestión está disponible en la web de Stratasys, y destaca por rapidez de instalación, calibración automática y cambio rápido y sencillo de materiales, tres variables no disponibles en impresoras baratas caseras, donde la calibración suele ser un dolor de cabeza habitual.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.