Probando el Asus F1, el nuevo proyector de la compañía

sshot-81

Tenemos varios proyectores de diversas marcas aquí en la redacción, y hemos estado probando cada uno durante varios días para poder entender mejor sus ventajas y desventajas dentro de un sector cada vez más interesante para los consumidores.

Es cierto que hay decenas de proyectores de menos de 100 euros en las tiendas online, también tenemos de esos por aquí, pero con esta serie de artículos queremos explicar el motivo por el cual hay proyectores de 50 euros, de 800, de 1.500 y más.

En esta ocasión nos paramos con el Asus F1, un proyector que acaba de llegar al mercado para destacar en diseño y funcionalidades.

sshot-82

El ASUS F1 es el primer proyector Full HD de ASUS, (hasta ahora se concentraba en diseños portátiles basados ​​en LED). Cuenta con una fuente de luz LED RGB y ofrece 1920 x 1080 con enfoque automático rápido (ese es uno de los puntos más atractivos, como ya comentaremos después en la lista de “lo que más nos ha gustado”).

El audio es de 2.1 canales, certificado por Kardon, y su diseño es bastante futurista si lo comparamos con lo que puede encontrarse en el sector dentro de su misma categoría.

Cuenta con 1.200 lúmenes de brillo (no es ideal para ver contenido de día, pero es mucho más brillante y nítido que las marcas de 50 euros que prometen 2.000 lúmenes por amazon), y está diseñado para ofrecer hasta 30.000 horas de proyección.

Los proyectores Full-HD pueden presentar 1080p (de reproductores de discos Blu-ray y señales HDTV, por ejemplo) en formato nativo sin escalada (esto es importante, ya que otros proyectores más baratos dicen que son compatibles con 1080p, pero no lo hacen como formato nativo).

Sobre el ruido es de 28db (cuando el modo Teatro está habilitado), y no requiere tiempo de calentamiento (de hecho se calienta muy poco si lo comparamos con otros modelos).

La F1 está equipada con un tiro corto, ya que proyecta imágenes FHD de más de 100 pulgadas de ancho desde una distancia relativamente corta de dos metros. A partir de un solo metro, el tamaño de la imagen sigue siendo de 56.5 pulgadas, por loque podemos ponerlo bastante cerca de la pantalla y tener así una imagen espectacular. Cuenta con zoom digital de 50, 75, 100, 200… de forma que podemos encajarlo en pantalla sin necesidad de alejarlo o acercarlo de la misma.

Otra función realmente impresionante es la capacidad de proyectar desde un lado, ya que puede ajustar el efecto trapezoidal de varias formas: vertical, horizontal o personalizado, ajustando las esquinas manualmente para que no haya problema.

En lo que se refiere a posiciones, podemos configurarlo como mesa delantera, mesa trasera (detrás de la pantalla), el techo delantero y el techo trasero, con hasta 25° de variación horizontal y 30 en el eje vertical.

En el audio cuenta con dos altavoces internos de 3 vatios, mejorado por un solo altavoz de bajos interno de 8 vatios, aunque sigue siendo mejor conectarlo a un sistema de audio externo, claro.

La F1 pesa 1.85 KG y cuenta con una bolsa de transporte, tiene dos puertos HDMI 1.4 y un puerto único D-sub (VGA). Incluye un conector de salida de audio de 3.5 pulgadas y es compatible con la conectividad WiFi 802.11 a/b/g/n. El puerto USB 2.0 es capaz de suministrar 5V/2A, siendo ideal para alimentar chromecast, por ejemplo.

Lo que más nos ha gustado

Teniendo en cuenta su precio, de unos 800 euros, ya se esperaba una excelente imagen y un buen sonido, pero hay algunas funcionalidades que nos han llamado la atención, incluso para un proyector de estas características:

– Su capacidad para corregir el efecto trapecio cuando se proyecta de lado o desde abajo/arriba. No solo cuenta con un corrector básico de aristas de trapecio, cuenta con una función en el mando que permite ajustar esquina por esquina, lo que es ideal para distorsiones poco regulares. Esto hace que podamos poner el proyector en la mesilla de noche, sin necesidad de hacer obras para poner una estantería encima de nuestras cabezas en la cama, por ejemplo.
– Su capacidad de enfocar automáticamente en pocos segundos. Es capaz de enfocar a distancias realmente cortas.
– Su zoom digital para cambiar el tamaño de la pantalla sin necesidad de acercarlo o alejarlo físicamente.
– Su poco ruido (eso es algo que molesta mucho en los proyectores baratos).
No se calienta prácticamente nada.
– Su poco peso y su diseño. Otros proyectores de estas características son mucho más grandes y pesados, el Asus F1 ha apostado por un diseño moderno y un tamaño adecuado.

En los vídeos que podéis ver en el artículo es posible apreciar algunas de estas características.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.