Robots con forma de reptiles para grabar en su ambiente natural

robot reptil

Si queremos conocer mejor cómo viven los cocodrilos en su día a día, o cómo se adaptan ciertos lagartos a las diferencias de temperatura en los desiertos, nada mejor que poner una cámara cerca.

El problema de esta solución es que los animales pueden asustarse con la presencia de esos “objetos extraños”, principalmente si empezamos a moverla remotamente para que acompañe los movimientos de los protagonistas del vídeo.

Para solucionar esa situación, han creado robots con una piel artificial que genera un aspecto extremadamente realista, y en este vídeo podemos ver el resultado:

El proyecto es de la EPFL, École polytechnique fédérale de Lausanne, Suiza, una de las instituciones europeas líderes en ciencia y tecnología. El objetivo es crear una herramienta científica para estudiar biología y para mejorar la robótica de búsqueda y rescate. Son espías teledirigidos creados gracias a la recopilación de información y datos para el diseño robótico, diseño que se utiliza posteriormente para entender la biología original.

Imitaron las articulaciones con motores, huesos con fibra de aluminio y carbono y piel con un traje impermeable hecho de látex (en el vídeo podemos ver un cocodrilo artificial entrando en un río). Usan también una computadora de pequeñas dimensiones conectada a los 24 motores necesarios para hacer que los reptiles se muevan, siempre controladas a distancias que pueden llegar a los 500 metros.

Las pruebas las realizaron en Uganda, en el Parque Natural de Murchison Falls, húmedo, fangoso y polvoriento, con temperaturas que alcanzaban los 70 grados bajo la piel artificial.

Ya han colaborado con la BBC para realizar documentales, y seguramente seguirán haciéndolo para poder seguir financiándose.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.