Expertos apuestan por la investigación genética y en visión artificial para ganarle el pulso a la ceguera

Con motivo del día Mundial de la Visión, en Wwwhatsnew asistimos al evento “¿Es real la visión artificial?” organizado por el Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona (IMO), centro oftalmológico de referencia en el tratamiento de patologías oculares y de cualquier problema a de visión. Investigadores de PixumVision, junto con especialistas en genética y en retina de IMO, se reunieron para hablar de las distintas opciones de futuro con las que hacer frente a la ceguera. El nuevo chip de retina IRIS® II fue uno de los principales focos de atención del acto.

El Dr. Rafael Navarro, especialista en retina de IMO, fue el encargado de abrir el evento con una pequeña introducción sobre la visión artificial, haciendo especial hincapié en mostrar la realidad que se puede obtener con los dispositivos:

[…] la tecnología mejora pero el tejido nervioso es un tejido sumamente complejo, poner un microchip en la retina no soluciona el problema de visión, pero es un primer paso de una maratón que tenemos que correr para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.

El testimonio de Tim Reddish

Tim Reddish

El ex atleta y medallista paralímpico británico Tim Reddish fue el invitado especial del acto compartiendo, con un aforo prácticamente lleno, su experiencia como paciente que perdió la visión a la edad adulta y al que le fue implantado un chip de retina en el año 2012. En su testimonio, todo un ejemplo de superación, explicó cómo a los 31 años le fue confirmada su retinosis pigmentaria y cómo un drástico: “no hay cura, es hereditaria y genética”, lejos de hundirle, le sirvió para seguir adelante con una nueva vida donde la familia y el deporte han sido su gran apoyo.

No es fácil aprender nuevas habilidades y adaptarte a un nuevo estilo de vida, pero el deporte y la familia me ha ayudado mucho.

Pero sobre todo sustentado por una filosofía de vida en la que la discapacidad visual no es el impedimento ni la excusa para no poder alcanzar los sueños.

Mi experiencia me ha enseñado a no rendirme, a saber qué quiero y a hacer todo lo posible para ser capaz de lograrlo.

En cuanto a su experiencia como paciente con un chip de retina, Reddish aceptó participar en el año 2010 cuando el proyecto todavía era embrionario y lo hizo, como él mismo dice “porque lo peor que podría ocurrir es que no funcionara” y después de que llegara el día de la operación en 2012 (coincidiendo con los JJOO de Londres) y tras 14 horas de cirugía, como él mismo relata.

Estaba nervioso, aprensivo, deseoso que funcionara, no por mí, sino por la juventud del futuro que pudiera beneficiarse de ello.

El ex atleta paralímpico describió la sensación como un fogonazo, una gran fuente de luz.

Podía ver pero no en la forma convencional, tuve que reeducar mi cerebro para interpretar la luz, y tuvimos resultados sorprendentes.

Aunque tras los 9 meses el dispositivo dejó de funcionar y se tuvo que retirar, los resultados fueron fundamentales para contribuir en el avance de los dispositivos de retina.

Estimuladores eléctricos de retina

Dr. Ralph Horning

El Dr. Ralph Horning, director de investigaciones de Pixum Vision, presentó tras el testimonio de Reddish, el nuevo estimulador eléctrico de retina que está siendo actualmente testado en un estudio del que forma parte el IMO, como centro único en España. Ante todo quiso destacar que la visión artificial es una realidad y señaló sus logros, como el dispositivo IRIS®II, con el que se ha buscado una mayor definición de la imagen mediante 150 electrodos sin el uso de batería, con energía de forma inalámbrica y consiguiendo que el dispositivo sea ajustable con silicona para poder extraer el implante y en un futuro poderlo sustituir por otros más novedosos.

El sistema utiliza una mini cámara que imita el funcionamiento del ojo humano capturando continuamente los cambios en el campo visual mediante píxeles en el tiempo. Desde la mini cámara que está en unas gafas, se envía la información que estimulará la retina para que transmita señales de imágenes al cerebro.

El procedimiento quirúrgico se puede hacer en unas 2 o 3 horas, muy lejos de las 14 iniciales del primer dispositivo que se le implantó al ex atleta Tim Reddish.

Tercera generación de microchips

Khalid Isaque

En la misma línea de Horning, Khalid Isaque, CEO de Pixum Vision, presentó una aproximación a la tercera generación de microchips que podrían suponer un salto importante en la mejora visual de los pacientes. Ya existen prototipos, como PRIMA, una nueva generación de estimuladores eléctricos de la retina para poder llegar al reconocimiento facial, que ya ha sido testado en ratones y que a finales de este año 2016, podría probarse en ojos humanos.

El acto concluyó con una mesa redonda a la que se unieron a los tres conferenciantes la Dra. Marina Riera, del Departamento de Genética de IMO, y los doctores Borja Corcóstegui, Anniken Burés y Rafael Navarro, especialistas en retina del Instituto de Microcirugía Ocular de Barcelona, en la que debatieron, además de la visión artificial, otras estrategias para hacer frente a la ceguera, como las terapias génicas y celulares. La Dra. Riera explicó que la Fundación IMO está llevando a cabo varios proyectos de investigación, en los que se pretende identificar nuevos genes responsables de las distrofias de retina para entender por qué se desarrolla la enfermedad.

imagen-7

El evento se cerró con la conclusión de que “la visión artificial, no es un mito, es una realidad aunque todavía estemos en el principio del camino” y con la confianza en el proyecto de uno de los primeros paciente receptores, en este caso Tim Reddish que concluyó que “pasaría otra vez por el proceso de implante de retina” y que “ no solo lo volvería a hacer, sino que animaría a cualquier persona a participar, es fascinante formar parte de un proyecto que va a ayudar a otros pacientes en el futuro”.

Aquí tenéis el vídeo de presentación:

Publipost

Artículo patrocinado, escrito por nuestro equipo usando las informaciones enviadas por nuestros anunciantes.