Un invento, sin patente, que puede salvar la vida a millones de personas

nevera

Will Broadway es un estudiante de 22 años que se dedica al diseño industrial en la Universidad británica de Loughborough. Recientemente comentó en Newsbeat que realizaba a diario diseño de cosas para gente que ya tiene de todo, y quería hacer algo diferente, quería ayudar a los que no tenían prácticamente nada.

Así comenzó la historia de una nevera portátil que acaba de presentarse al mundo, capaz de mantener la temperatura ideal de las vacunas para que lleguen a su destino en perfectas condiciones.

Para él, tener una vacuna es un derecho humano fundamental, y ese es el motivo por el cual ha decidido no crear una patente para restringir su acceso. Con su nevera de vacunas ya ha ganado el premio anual de James Dyson, abierto a estudiantes de todo el mundo, gracias a un inteligente sistema de reacciones químicas que mantienen una temperatura constante de dos y ocho grados durante 30 días. El sistema usa amoniaco y agua para crear vapores de amoniaco, que son liberados posteriormente en su cámara principal cuando se necesita refrigeración.

Comentan en la BBC que Will obtuvo la idea de una unidad de refrigeración portátil en 2012 cuando visitó Camboya y partes del sudeste de Asia. Ahora, su nevera, puede salvar la vida de aproximadamente 1,5 millones de personas en todo el mundo, según algunos estudios previos.

En realidad el producto ha sido diseñado para el transporte de vacunas, pero ya se está viendo el potencial para otros usos médicos, como donaciones de sangre o trasplantes de órganos.

Aún no se sabe cuándo comenzará a ser fabricado en masa, ni cuánto será su coste.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.