Cinco cosas que puedes hacer con tu Raspberry Pi

Raspberry Pi

La Raspberry Pi es el sueño de todo maker. En un cuerpo cada vez más pequeño se encierra un procesador capaz de hacer maravillas consumiendo muy poca energía. Además, como tenemos sus tripas a la vista, podemos conectarle muchos dispositivos, incluso a muy bajo nivel.

Os damos cinco ideas para proyectos maker que podéis hacer en casa cualquier fin de semana que os aburráis.

Media center

Tu Raspberry Pi, conectada por un cable HDMI o de vídeo a tu televisor, es capaz de transformarse en un completo media center. Para ello únicamente necesitamos instalarle Kodi dentro de una distribución de Linux, como OpenELEC. La instalación es realmente sencilla.

Una vez instalada básicamente es conectarla, conectar a uno de sus puertos USB un mando a distancia que os guste (los hay en Amazon por menos de 20€)

Receptor de radio por Internet

Igual que podemos crear un centro multimedia para disfrutar de nuestro contenido en el televisor, podemos crear un pequeño centro multimedia para disfrutar de radio por Internet y de tu música, incluso por toda la casa si os atrevéis a conectar unos altavoces Bluetooth.

Para ello haremos uso de otra distribución Linux: Pi MusicBox. Esta distribución os permitirá conectaros a cantidad de servicios online (Spotify, Google Music, SoundCloud), así como a radios por Internet, a podcasts y a vuestros propios dispositivos. También será visible para reproducir contenido a través de DLNA.

Lo mejor de todo es que ni siquiera necesitamos pantalla para la Raspberry Pi. Podemos simplemente conectarla a unos altavoces (mejor usando una tarjeta de sonido USB, para mejorar la calidad del audio) y manejarla desde nuestro móvil o nuestro ordenador usando su interfaz Web.

Emisor de radio FM

Tu Raspberry Pi también puede convertirse en un emisor de radio FM sin demasiado esfuerzo. Aunque en esta ocasión la cantidad de operaciones a realidad es superior, y el proceso es algo más complejo que simplemente volcar una distribución de Linux a una tarjeta de memoria.

Aunque debería bastar con que clonéis el repositorio Git de Christophe Jacquet, que tiene un ejecutable bastante lindo y que lo reduce todo a abrir un archivo o flujo desde la terminal del sistema.

Recordad, eso sí, que emitir en FM puede ser ilegal, dependiendo del país desde el que nos estéis leyendo.

Tu propio router Tor

Es muy sencillo construir un router TOR usando una Raspberry Pi. Básicamente el proceso se reduce a conectar dos adaptadores de red a una de estas placas y seguir una serie de pasos que, básicamente, son configurar una red VPN en Linux.

Si queréis un paso-a-paso, podéis ver un tutorial de la gente de Make: donde lo han explicado bastante bien, aunque en inglés.

Tu propia consola de videojuegos

Si sois unos nostálgicos seguro que os encantará conocer RetroPie, una distribución de Linux cargada de emuladores y casi lista para ejecutar vuestras ROM preferidas.

Digo que es una distribución casi lista porque hay que cargar las BIOS de algunas de las máquinas como de las recreativas de NEO GEO. Pero superado este escollo, básicamente hay que cargar las ROM en la Raspberry Pi, conectar nuestro mando preferido (sugiero uno de Xbox 360 o de Xbox One, si no nos atrevemos con una réplica de mando retro de las que podemos encontrar fácilmente por ahí) y disfrutar de casi todos nuestros juegos.

Manu Mateos

Chico de pueblo cuando está en la ciudad, chico de ciudad cuando está en el pueblo. 22 años, tecnófilo y pseudomúsico.