Para saber si el nombre de tu proyecto no es una mala palabra en otros idiomas

wordsafety

¿Te has detenido a pensar en que el nombre de tu próximo sitio web, startup, aplicación o proyecto puede entenderse como una mala palabra en otros idiomas? ¿Y si es tan grave que hasta una tribu en una lejana región lo considerara como un acto hostil suficiente para atacarte?

De cualquier manera, sea o no que consideremos tales extremos, existe un sitio en la red llamado WordSafety.com –donde mencionan el ejemplo de la tribu- que disminuirá la probabilidad de dar con un nombre no deseado en otras latitudes.

No es un generador de nombres, simplemente es una herramienta de verificación que comprobará en una base de datos de 19 idiomas –suficientes para cubrir a casi 4 mil millones de hablantes- si el nombre ingresado en su cajón de búsqueda o parte de él tiene significados indebidos en alguno o varios de ellos.

Para lograrlo, comparará los registros en dicha base, incluso teniendo en cuenta el sonido de las palabras, para destacar de inmediato que tan grave resultará. De cada palabra consultada despliega en simultáneo los significados encontrados en cada idioma, además, señalará el estimado de hablantes a verse afectados.

Según el sitio, podría ser incómodo en China preguntar "¿te gusta el cha cha chá?"

Según el sitio, podría ser incómodo en China preguntarle a alguien “¿te gusta el cha cha chá?”

Indudablemente, es toda una ciencia dar con un buen nombre, luego, no sobra estar seguros de que lo será aquí y en China. Por cierto, hay hasta una lista de correo en el sitio para informarse sobre el tema. Es más, puede aportarse a la base de WordSafety.com con el formulario que aparece bajo la sección de resultados.

Juan David Quiñónez

Estadístico. Amante de las nuevas tecnologías, la ciencia, el mundo académico y las aplicaciones de las anteriores temáticas en la red. Escribe en wwwhatsnew.com desde finales del 2011.

1 comentario

  1. No me puedo creer que lo hayan inventado. Pero en verdad es una herramienta tela de útil. Sobre todo para aquellas empresas que ya nazcan con vocación internacional. Que luego pasa lo que pasa (que se lo preguen a Mitsubishi).