Grooveshark, servicio de streaming de música gratis, cierra sus puertas

grooveshark cierre

Finalmente en los tribunales perdió la batalla Grooveshark, el popular servicio de streaming musical gratuito con casi 10 años de vida y quien en los 6 más recientes estuvo luchando en los estrados para sobrevivir. Grooveshark cierra hoy sus puertas debiendo transferir el control absoluto de sus contenidos a las compañías discográficas que entablaron demandas por violaciones de derechos de autor y que pudieron hacer efectivo el cobro de hasta 736 millones de dólares por un reciente juicio a su favor pero que se conformaron con verle desaparecer de inmediato.

Claro, como muchos recordarán, Grooveshark siempre trató de ser una especie de YouTube pero no de videos sino de música, y su idea era permitir que cualquiera subiera sus bibliotecas musicales y las compartiera sin restricción alguna dentro de su plataforma; El trabajo pues de Grooveshark era facilitar de paso la reproducción y gestión por parte del resto de usuarios del servicio.

Era obvia su ilegalidad desde un principio y aunque se escudaba en la idea del supuesto derecho a compartir libremente en la red los contenidos propios, las cosas empeoraron cuando sus creadores instaron a los empleados de la compañía a aumentar la base de datos de contenidos musicales de Grooveshark artificialmente y desde cualquier medio, esto es, una incitación a la piratería que hasta con registro quedó y que fue aprovechada sin problema por compañías como Universal Music, Sony Music y Warner Music para demostrar las intenciones al margen de la ley. Asimismo, el conseguir legalmente las licencias por parte de las anteriores tampoco estuvo dentro de los planes de Grooveshark pues su idea siempre fue la gratuidad.

Pues bien, luego de rediseños, apps para móviles y controles de subidas en los últimos años para minimizar el daño, hoy en grooveshark.com se ha publicado la “nota de rendición” del servicio ofreciendo disculpas por los perjuicios causados, explicando el futuro inmediato de su plataforma -de nuevo, todo pasa a manos de las discográficas- e incentivando a optar por servicios de música en streaming legales y conocidos (Google Play, Spotify, Deezer, etc.) para seguir consumiendo todo el contenido musical deseado pero esta vez respondiendo a los artistas y firmas por el pago a sus derechos de autor.

Juan David Quiñónez

Estadístico. Amante de las nuevas tecnologías, la ciencia, el mundo académico y las aplicaciones de las anteriores temáticas en la red. Escribe en wwwhatsnew.com desde finales del 2011.

2 comentarios

  1. wow sinceramente no lo merecia a la internet es propiedad del gobierno (mas que antes) por lo mismo pronto saldra una nueva web solo para compartir contenido.

  2. Raul Belmonte

    your friends at Grooveshark. :'(