El proceso de Impresión 3D

Seguimos hablando con la gente de www.myminifactory.com para conocer los detalles del mundo del diseño y la impresión 3D, charlas que se transforman en “cursillos” para que podáis hacer vuestros propios diseños en 3D.

Os explicaremos cómo transcurre el proceso de principio a fin, y sus trucos, y hoy hablaremos de la tecnología FDM.

FDM son las siglas para Fused Deposition Modeling (Modelado por Deposición Fundida). Esta tecnología fue inventada al final de los años 80 por S. Scott Crump y es la manera más común para imprimir objetos en 3D, ya que es la más asequible hoy en día

¿Cómo funciona la tecnología FDM?

Traer a la vida objetos en 3D gracias a la tecnología FDM se podría resumir en tres pasos.

Paso 1: Crear un objeto en tu ordenador

El primer paso es diseñar y preparar nuestro objeto antes de mandarlo a la impresora. La parte de diseño se puede hacer con varios programas de diseño 3D (hablaremos de todos ellos en futuras entregas).

Una vez tengas el objeto preparado, lo guardaremos en un archivo .stl. Todo esto se puede omitir si hacemos uso de las bibliotecas de diseños 3D que existen en Internet, pero es importante asegurarnos, antes de perder tiempo y dinero, de que son modelos que pueden imprimirse.

Una vez tengamos los archivos .stl, los abrimos en un software de corte para posicionar el objeto sobre la cama de impresión (como en la foto de abajo) y así asegurarnos de que cabe y que necesita la menor cantidad de material de soporte posible.

Paso 2: Desde el ordenador a la Impresora

El Segundo paso del proceso es la impresión en sí misma.

Una impresora 3D FDM puede imprimir en una amplia variedad de materiales, como plástico, maderas o metales (también hablaremos de materiales en futuros artículos). En la impresora, el filamento se calienta y se extrude a través de la boquilla (dentro del círculo rojo en la imagen inferior).

La boquilla se une a una pista en movimiento y extrude la capa de plástico al mismo tiempo vez –de abajo a arriba- sobre la cama de impresión, construyendo un objeto en 3D.

Durante la impresión, la boquilla extrudirá algunas capas más finas de plástico, que serán el material de soporte, es decir ayudarán durante la impresión para que la pieza se mantenga. El material de soporte se necesita cuando se imprimen piezas diseñadas para ser colgadas, o que sobresalen del objeto 3D a imprimir en cuestión, después de la extrusión, el plástico necesita enfriarse para mantener su forma. El tiempo de impresión puede variar mucho y depende de factores tales como el relleno del objeto, su tamaño o su complejidad.

Paso 3: Terminando tus impresiones

Ahora nuestro objeto esta por fin impreso. Pero antes de usarlo, todavía queda trabajo por hacer.

Si el diseño estaba pensado para tener apoyo deberemos deshacernos del material sobrante. Esto dependerá del tipo de material que hayamos utilizado para darle soporte, algunos materiales se diluyen en agua, pero otros requerirán del uso de herramientas o de nuestras propias manos para quitarlos.

Una vez limpio de todos los materiales de apoyo, nuestro objeto estará listo para usarse, Pero seguramente prefiramos trabajar un poco más en nuestra nueva creación para que sea perfecta.

Un buen acabado se consigue con un baño de vapor de acetona, iguala rugosidades y le da una textura igualada al objeto, también podemos pintarlas con cualquier tipo de pintura para darle el aspecto que queremos.

Hay una sección de tutoriales de pintura para realizar diferentes efectos aquí.

Id practicando vuestras impresiones, volveremos pronto con más información sobre impresión 3D.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.