Así sobrevivió a la chatarra la ENIAC y ahora se muestra vigorosamente en un museo

eniac

El más importante antepasado de los computadores y dispositivos móviles que hoy nos facilitan la vida, la ENIAC, un monstruo de metal de 27 toneladas que con unas escandalosas dimensiones de 2.4 m × 0.9 m × 30 m era ocupado por el ejército norteamericano para calcular trayectorias de misiles en la Segunda Guerra Mundial y fue utilizado luego hasta para trabajos relacionados al desarrollo de la bomba H por las posibilidades que brindaba su programación, hasta hace unos años se oxidaba dentro de cajas de madera en la bodega del Fort Still, un complejo del ejército de USA cuya gente poco se preocupaba por atenderle -ni sabían que le tenían-.

Sus salvadores: Un grupo de empleados de una de las compañías de Ross Perot, millonario político estadounidense, quienes pensaron en enriquecer las oficinas que a diario visitaban con esta llamativa pieza conocida por pocos. La hazaña fue compleja por lo poco que quedaba en buen estado de la ENIAC, de hecho, no se pudo devolver a la vida su funcionalidad por lo caprichoso que es el tiempo, pero sí logró ser restaurada y adecuada (para resistir de pie un poco más) en buena parte por dicho grupo quien le mantuvo en las instalaciones aún luego de la compra de la compañía por parte de Dell. Claro, ellos fueron los que alertaron a la gente del ejército para hacerles saber la tan importante pieza con que contaban, sin embargo, muy gentilmente se ofrecieron a restaurarla y mantenerla.

Y bien, por el cambio de las instalaciones, ahora los restos de la ENIAC, mejorados y listos para su admiración, esta vez sí con el apoyo de sus militares dueños, se muestran de nuevo en el Fort Still en Oklahoma, en particular, dentro de su Museo de Artillería, y cualquiera puede pasar a visitarle.

Respecto a los detalles de la historia, todos ellos son contados en un artículo en Wired que a continuación referenciamos.

Más información: Wired
Imagen: ENIAC in Philadelphia, Pennsylvania (Wikimedia)

Juan David Quiñónez

Estadístico. Amante de las nuevas tecnologías, la ciencia, el mundo académico y las aplicaciones de las anteriores temáticas en la red. Escribe en wwwhatsnew.com desde finales del 2011.