Idean un modo de fabricar munición para armas impresas en 3D que podría aumentar enormemente su resistencia

Con el auge de las impresoras en 3D, son muchos aquellos que se han decidido a tratar de imprimir armas que, en muchos casos, llegan a ser completamente funcionales. A pesar de ello, la durabilidad de muchos de estos productos es más bien escasa, ya pueden llegar a romperse con facilidad por la fuerza desprendida al disparar, debido a la fragilidad del plástico con el que están fabricadas. Ahora, parece que se ha descubierto un modo de solucionar el problema.

Michael Crumling, de 25 años, ha ideado un modo por el cual sería posible disparar balas de forma ilimitadas con una de estas armas, fabricadas mediante impresoras 3D de bajo coste, algo que podría traer muchos quebraderos de cabeza a las distintas autoridades. Para ello, ha conseguido fabricar a mano balas de plomo que, encapsuladas en una cubierta de acero grueso, podrían hacer que el arma soportase la fuerza de la explosión. A pesar de los materiales necesarios para fabricar la bala son económicos, por el momento no se trata de un proceso especialmente rentable, ya que Crumling ha afirmado que el tiempo necesario para fabricar cada bala es de alrededor de una hora.

Por el momento Michael Crumling, ciudadano de Pensilvania, no planea comercializar su descubrimiento, aunque ha subido los planos a su web.

Imagen: J R de Flickr.

Sergio Asenjo

Madrileño de nacimiento y actualmente residente en Valencia, se ha considerado desde siempre un apasionado por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías e Internet desde que a corta edad llegase a sus manos su primer ordenador. A partir de ese momento ha sentido la necesidad de probar en profundidad cada gadget nuevo que salía al mercado. Por ello, le gusta estar constantemente informado acerca de todo lo que ocurre en este mundo y de ahora en adelante lo compartirá en WWWhat’s new.