Coches Uber incautados en Brasil

Uber enfrenta problemas serios en otro país, uno con decenas de millones de clientes potenciales, uno que no tiene un transporte público de buena calidad, uno donde podrían generarse muchos empleos si tuviera el éxito que tiene en otras regiones: Brasil.

Comentan en g1 que son varios los coches que han sido incautados en São Paulo, la mayor ciudad del país. El servicio Uber llegó a Brasil, a Rio de Janeiro, el 15 de mayo, y desde entonces no ha habido una posición oficial sobre este tema. Ahora, que la aplicación empieza a ser más usada, comienza a enfrentarse a los mismos problemas que en otras ciudades europeas.

Según la Secretaria Municipal de Transportes (SMT), solo podrán “hacer de taxi” los coches y profesionales registrados en los ayuntamientos correspondientes, por lo que el resto entran dentro del marco ilegal, abriendo las puertas a multas y coches incautados, que es exactamente lo que ha ocurrido.

Uber ya se encuentra en casi 40 países, valorado en 18 mil millones de dólares y generando una media de ingresos de 90.000 dólares por año en Nueva York y 74.000 en San Francisco. Según la empresa genera unos 20.000 puestos de trabajo mensuales, aunque está claro que el precio lo acaban pagando los actuales profesionales del taxi, que invirtieron muchos años de trabajo para conseguir una licencia que los conductores de Uber no pagan.

¿Está anticuado el “taxi” tal y como lo conocemos?, ¿es absurdo que un taxista pague una licencia que cuesta casi tanto como una vivienda nueva?, ¿podrá cambiar Internet y las apps el mercado del transporte privado?. Todos sabemos las respuestas, aunque las soluciones tendrán que aplicarse, como siempre, para que perjudiquen lo mínimo posible a la población (la migración deberá ser gradual).

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.

1 comentario

  1. sergios

    Con el tiempo, cuando uber tenga el monopolio del transporte, abusará de su posición dominante y cobrará lo que quiera por sus servicios y los usuarios no podrán disfrutar de unas tarifas reguladas por la administración así que deberán pasar por el aro. Uber, que viene del país del que en su día las empresas automivolísticas hacían uso del poder que les otorgaba el dinero y se permitían el lujo de comprar las empresas de autobuses para dejar sin transporte a la población obligándola así a tener que comprarse un coche, con el respaldo de Google tienen fondos suficientes para comprar a los posibles competidores si es que no los consiguen eliminar con otras tácticas y el resultado será un auténtico monopolio y no lo que por más que se empeñen existe ahora. El modelo de negocio que pretende uber precisa de que los conductores no estén asegurados y no paguen impuestos ya que aunque ahora se ganan un salario razonable es porque son pocos pero el objetivo es sobresaturar la oferta de coches para que los millonarios de uber se lleven el 20% de comisión de cualquier cosa que se pueda transportar pero el resultado será poco trabajo para tanto coche y por tanto salarios miserables.El número exagerado de vehículos obligará a la administración a exigir a esta empresa a disponer de un número máximo de coches en activo por los problemas de contaminación, congestión, aparcamiento, etc. que tanto coche con o sin trabajo ocasionan lo que a la póstre hará que uber cobre por tener plaza en el cupo para poder trabajar generando nuevamente lo que hasta ahora eran las licencias de taxi.
    No es casualidad que la regulación del taxi a nivel mundial sea tan parecida, uber a la larga dejará patente para qué existían cada una de las normas que ahora lo regulan. Hablan de revolución tecnológica, innovación, etc. etc. pero uber no ofrece nada diferente a lo que las empresas de taxis legales ofrecen a través de apps como mytaxi o hailo. Bueno si, ofrecen una tarifa míseramente inferior a la del taxi para así venderse mejor, pero a costa de no pagar los tributos correspondientes ya que de otra manera sería inviable. Y por último, decir que el cliente de uber nunca sabe lo que va a pagar por el.servicio hasta que finaliza la carrera, lo único que sabe a priori es un rango de precios muy variable de lo que puede llegar a costar pero que no es vinculante y tenga por seguro que el conductor de uber siempre intentará ir lo más lento posible puesto que es cuando más dinero cobran al pasajero, eludiendo una de las normas que sí regulan al taxi, el taxi sólo cobra la tarifa de tiempo cuando el vehículo está parado, en cambio uber la cobra siempre.