El MIT desarrolla un modo de ocultar objetos casi perfecto

La invisibilidad y las técnicas avanzadas de camuflaje siempre han sido algo que ha despertado el interés de la sociedad. El mundo está lleno de objetos antiestéticos que sería mejor ocultar a la vista, tales como andamios, aparatos mecánicos y otros muchos objetos. La idea del MIT, el Instituto Tecnológico de Massachusetts, es justo esa, el poder ocultar todo tipo de objetos de la vista con el fin de que no sean vistos por nadie.

Para ello, han descubierto el modo de crear una especie de cubiertas de camuflaje imprimibles, que serían capaces de ocultar una gran cantidad de objetos gracias a unos complejos algoritmos, algo así como una especie de capa de invisibilidad al más puro estilo Harry Potter. Estos algoritmos serían los encargados de analizar el objeto que pretendemos ocultar, así como su entorno, con el fin de construir una imagen que combinaría y se adaptaría bastante bien al objeto. El problema con el camuflaje de objetos es que lograr ocultar algo por completo a los ojos humanos y que funcione independientemente del ángulo desde el que la persona lo mire es extremadamente complicado. No sería útil ocultar un objeto si tan solo permanece oculto si se mira desde una determinada posición o ángulo, ya que las personas nos movemos con total libertad en el entorno. Por ello, es en la multitud de ángulos diferentes desde los cuales se puede observar un determinado elemento donde reside la complejidad que tiene que resolver este algoritmo. Este se encarga de analizar los diferentes puntos de vista del espectador con el fin de averiguar cual sería la mejor imagen que haría que el objeto quedase oculto. Para llevar a cabo este análisis, se toman entre 8 y 20 fotografías desde diferentes ángulos. Tan pronto se han obtenido las imágenes, el algoritmo se encarga de encontrar el modo de combinar el objeto haciendo uso del entorno. Para ello, se tienen en cuenta la textura, el color, la forma, etc.

Para demostrar el funcionamiento del sistema se hizo la prueba que podemos ver en la imagen superior, en la que se intenta ocultar un cubo en una estantería. Como podemos apreciar, -o más bien no se aprecia- el cubo se oculta por casi a la perfección. Si bien es cierto que podemos detectar donde se encuentra el objeto, se trata de un gran avance para el camuflaje que podría dar mucho más de sí en un futuro.

Os dejamos con el video:

Crédito de la imagen: MIT

Sergio Asenjo

Madrileño de nacimiento y actualmente residente en Valencia, se ha considerado desde siempre un apasionado por todo lo relacionado con las nuevas tecnologías e Internet desde que a corta edad llegase a sus manos su primer ordenador. A partir de ese momento ha sentido la necesidad de probar en profundidad cada gadget nuevo que salía al mercado. Por ello, le gusta estar constantemente informado acerca de todo lo que ocurre en este mundo y de ahora en adelante lo compartirá en WWWhat’s new.