Las apps como una oportunidad de negocio

móviles

La manera en como consumimos los contenidos está cambiando. Ahora los queremos consumir en cualquier momento y en cualquier lugar. Antes en casa nos sentábamos delante del ordenador y realizábamos búsquedas en un browser para obtener páginas que respondieran a nuestras necesidades y nos solucionaran un problema concreto. El punto de entrada era entonces el buscador.

Sin embargo, en los últimos años, hemos pasado a un modelo en el que disponemos de una entidad que consume contenido llamada app o aplicación. Se trata de una herramienta diseñada para desarrollar una función específica en una plataforma concreta: móvil, tableta, SmarTV, ordenador…

Teniendo esto en cuenta, las apps han ido adquiriendo relevancia para solucionar ciertos problemas. Por ello, son concebidas y adaptadas para cada dispositivo, de manera que puedan ofrecer beneficios según sus características. Pasamos más de 90 minutos al día delante de los smartphones, lo que significa que el concepto de ubicuidad y multi-dispositivo se acentúa más que nunca. La app juega entonces un papel fundamental.

Consumimos mayoritariamente juegos, que acaparan un 50 por ciento del total del tiempo de uso de las aplicaciones, pero sin dejar de lado las aplicaciones de redes sociales, que suman un 30 por ciento de Market share. Las aplicaciones de entretenimiento representan el 8 por ciento, mientras que las noticias suponen el 7 por ciento.

Con respecto a la penetración de los smartphones, a Latinoamérica todavía le queda mucho terreno por crecer. En la actualidad, su promedio general es de 14 por ciento. El ranking calculado por Merryl Linch es liderado por Venezuela (20%), Chile (18%) y Argentina (17%). La lista se completa con Brasil (16%), México (15%), Perú (9%) y Colombia (8%). Esto haría suponer que esos tres países son los que utilizan más los datos, en detrimento del servicio de voz. Con estas cifras sobre la mesa y con un crecimiento anual del 14 por ciento se observa que el mercado de las aplicaciones es, sin duda, un activo importante dentro del panorama emprendedor para los países latinoamericanos.

Haciendo el paralelismo con Europa y Norteamérica, se puede constatar que el 80 por ciento de las empresas que se dedican a la creación de soluciones mobile en formato apps han crecido los dos últimos años, en detrimento de otras que han seguido realizando desarrollos para plataformas web o de sobremesa. El embalaje de la app resulta atractivo para los consumidores finales, es más barato (ya que no cuenta con intermediarios en las tiendas físicas) y permite a las empresas que las desarrollan testear el mercado en muy poco tiempo. Esto da margen de maniobra para poder reaccionar y pivotar los modelos de negocio en consecuencia.

Artículo escrito por Appcircus (appcircus.com) para WWWhatsnew.com

Imagen de apps en shutterstock.com

Invitado