Glipho crea una comunidad en torno a nuestro contenido

glipho

Si estamos buscando un espacio para expresarnos y no queremos recurrir a las plataformas populares de blogging, podemos tener en cuenta otras propuestas como Glipho.

Glipho nos ofrece el espacio y las herramientas necesarias para crear nuestro blog, sin necesidad de estar pendiente del diseño, ni de su promoción. La idea es que nos centremos solamente a escribir y la plataforma hará el resto con la ayuda de la comunidad.

Para inscribirnos podemos valernos de nuestras cuenta de Twitter, Facebook, LinkedIn o Google+, por lo que se importaran algunos de nuestros datos, como nuestro nombre, cantidad de seguidores, nuestros últimos tweets, entre otro contenido. Aunque los datos que se mostrarán son los de nuestro perfil, podemos integrar el nombre que deseemos a nuestro blog. Así como también personalizar algunas características, como por ejemplo la imagen que representará a nuestro blog.

Luego solo resta ir a nuestro panel y generar contenido. Con un simple vistazo podemos ver que cuenta con todas las opciones necesarias en un editor para presentar un artículo bien estructurado, con contenido multimedia, asignándole categorías y notas. La única condición que presenta es que el texto tiene que tener más de 150 palabras, pero tendremos total libertad para personalizar la presentación de nuestro artículo.

Una vez que hemos publicado nuestro artículo, veremos que disponemos de todas las opciones sociales populares para que pueda ser compartido, sin tener que realizar ninguna configuración. El punto fuerte de Glipho es que cuenta con una comunidad, por lo que los artículos siempre contarán con audiencia, aunque luego dependerá de la calidad de nuestro contenido mantener su atención.

La dinámica es como la de una red social, donde podremos además de marcar los artículos que nos han gustado y dejar comentarios, podemos seguir a los autores que nos resulten interesantes. Una opción interesante a tener en cuenta si deseamos comenzar a compartir contenido propio.

Miriam Schuager