Sobre el social mobile commerce

movilBarcelona se ha convertido en todo un referente en el sector del mobile.  Uno de los eventos claves de este mercado a nivel mundial, como es el caso del Mobile World Congress, tiene lugar en la capital catalana y hace poco estrenábamos el centro de referencia en esta tecnología, el Mobile World Center. Con todo esto, no cabe duda de que Barcelona, cuna de la innovación y sede de Social-Buy.com, se está convirtiendo en la cuna del sector mobile.

Tal y como anunciábamos ya en nuestro eBook “Tendencias en Social Commerce para 2013”,  el comercio móvil global ha crecido un 300% en el último año (un incremento del 152% en Europa) gracias a la gran  penetración y el uso de los smartphones. Además, el 62% de los usuarios de smartphones en España declaró haber realizado compras a través del móvil en el último mes de 2012. Por otro lado, se prevé que la explosión de la tecnología NFC (Near Field Communication) como fórmula para establecer interacciones inalámbricas con el móvil estimulará aún más la compra a través de los dispositivos móviles. Todo esto impulsará la expansión de Social Commerce orientado ya no tanto a la web como a la movilidad y a la generación de la compra por impulso en un entorno social y de confianza.

El secreto es combinar la compra por impulso con la naturaleza eminentemente social de los teléfonos móviles: es lo que llamamos Social mobile commerce.

Actualmente, el social mobile commerce tiene manifestaciones aún muy primarias. Se trata de acciones puntuales que desencadenan interacciones entre el punto de venta, el móvil y las redes sociales. Sin embargo, aún no existen soluciones tecnológicas centradas en  transformar el mix mobile-social directamente en ventas. Estamos tan solo es el inicio de la revolución del social mobile commerce, que va a cambiar radicalmente la manera en la que las compañías se relacionan con el consumidor.

A pesar de que muchos se han centrado en presentar ambos conceptos como antagónicos, el binomio social-mobile evidencia un potencial clave desde el punto de vista comercial. Mientras que las herramientas de social commerce para compartir descuentos y presentar ofertas especiales individualizadas dirigen a los usuarios a la tiendas online, las aplicaciones de mobile commerce checkout permiten cerrar la compra sin la necesidad de visitar otro lugar. Y, para los retailers, es aquí donde reside el beneficio clave de utilizar esta herramienta: generar una experiencia de compra relevante que facilite el proceso de decisión.

Para decirlo más claramente, es la facilidad de uso, la velocidad de operación y de la gratificación instantánea lo que el cliente está buscando en última instancia, en el comercio en social y móvil. El ritmo de la vida se ha acelerado considerablemente, y todo el mundo está buscando maneras de optimizar al máximo su tiempo. El mobile commerce tiene el potencial de ofrecer esto en el ámbito del comercio en línea. Todo esto, acompañado y entramado con una dimensión social de la compra que se consigue gracias a las redes sociales, permite ofrecer una experiencia de compra óptima y completa al usuario final.

Sin duda, el contexto de compra online está cambiando y la transición a esta nueva dimensión de la compra, donde el concepto “aquí y ahora”  es vital,  va a marcar la agenda de las empresas en los próximos años. Obviamente, el éxito vendrá de la mano de aquellos que sean capaces de crear sinergias potentes entre ambas dimensiones para poner en valor la propuesta de la compañía.

 

Artículo escrito por Social-buy.com para WWWhatsnew.com

Invitado