Creanauta – hablamos con Miguel Martorell, responsable de esta distribuidora digital de música

creanauta

El mundo de la música está sufriendo cambios constantes desde hace tiempo. El modelo de suscripción mensual, la piratería, la distribución injusta de las ganancias… son muchas las variables que se analizan constantemente en este mundillo, y ahora vamos a profundizar en el tema hablando con Miguel Martorell, responsable de Creanauta (creanauta.com) una distribuidora digital de música de la que oiremos hablar bastante en los próximos meses.

¿Qué es Creanauta?

Creanauta es una distribuidora digital de música. Permitimos a los artistas autoeditados y a los pequeños sellos que sus álbumes o singles se difundan a través de más de 30 plataformas de todo el mundo: iTunes, Spotify, Amazon, Youtube, Google Play, Deezer, Nokia, Movistar,Vodafone, Orange, Pandora, Zvooq… y todo a través de una sencilla filosofía en tres pasos: sube tu música, ponla en las plataformas, cobra tu dinero.

El objetivo es que en cualquier parte del mundo se pueda escuchar la obra de los artistas que trabajan con nosotros y que éstos reciban los ingresos que hayan generado los usos de su música de manera clara y transparente. Para ello, ponemos a disposición de los usuarios un panel de control personalizado que les permite controlar cómo y dónde se escucha y/o descarga su música y cuánto dinero ha generado.

Además, les ofrecemos toda una serie de guías y tutoriales que les ayuden a vender más y mejor su música, que les permitan conocer mejor el negocio de la música y un servicio de atención personalizado que les responde rápidamente y con eficiencia.

En definitiva, Creanauta es una distribuidora de música digital fácil, ágil y honesta.

¿Cómo y cuándo nació la idea?


Por nuestro trabajo en Altafonte, una distribuidora de música en formato físico y digital, nos dimos cuenta de la necesidad que existía en el mercado de la música en español de un servicio que diera respuesta a las demandas de los miles de artistas autoeditados que existen y que se ponen en contacto con nosotros todos los días con la misma pregunta: “¿Cómo puedo poner mi música en Spotify/iTunes/Google Play?”.

Nos planteamos un reto: poder ofrecerles a todos esos artistas un servicio de distribución equiparable al de los grandes nombres de la música. Con esa idea primigenia en mente, que surgió a mediados de 2012, nos pusimos en marcha.

¿Cómo ha crecido el proyecto desde entonces?

Desde ese primer estadio ha llovido mucho y ¡sólo ha pasado medio año!.

Desde el primer momento tuvimos claro que este era un desafío tecnológico y que por tanto uno de nuestros puntos fuertes debía ser un equipo de desarrollo que estuviera a la altura y que fuera capaz de poner en marcha un proyecto tan importante por nuestros propios medios.

Es decir, apostamos por crear nuestras propia tecnología y además apostamos por hacerla utilizando el código abierto, no sólo porque lo consideráramos la mejor manera de trabajar, sino también porque nos garantizaba que las cosas se harían tal y como creíamos que se debían de hacer: dejando en manos del artista lo que le pertenece, su obra, y limitándonos nosotros a ejercer de necesario intermediario de una manera totalmente transparente, de tal forma que el músico pudiera ver perfectamente qué se hacía con su música y cuánto le correspondía por ello.

Gracias al trabajo que hemos realizado a lo largo de todos estos meses, a día de hoy, tras dos meses de nuestra apertura oficial el 1 de febrero y tan solo unas pocas semanas después de salir de la fase Beta, contamos con más de 1.000 artistas inscritos en nuestro servicio y más de 2.500 obras (álbumes/singles) publicadas.

¿Cuál es vuestro modelo de negocio?

Dar de alta un álbum o single en Creanauta tiene un coste de 49,99 y 14,99 euros, respectivamente. Una vez iniciada la distribución de su obra, de manera trimestral realizamos un recuento de los ingresos generados por cada artista y le pagamos el 80% de los mismos. Con el 20% restante nos encargamos no solo de distribuir un año la obra del artista en más de 30 plataformas digitales, sino que además ponemos a su disposición un panel de control personalizado, tablas de finanzas y análisis de los datos que nos proporcionan los diferentes servicios, guías y tutoriales sobre el mundo de la música y todo lo que le rodea y, sobre todo, a mantener la tecnología necesaria y los contactos imprescindibles para que nuestro servicio vaya creciendo día a día. Es decir, todos los ingresos que entran se reinvierten en el proyecto Creanauta y además con una gran garantía para nuestros usuarios: si no están satisfechos, en el plazo de un mes les devolvemos el dinero.

¿Cómo y dónde estáis realizando la divulgación y captación de usuarios?

Esto quizá sea la fase más lenta e impredecible de todo el proceso, aunque nosotros confiamos en la validez de nuestro proyecto y sobre todo en la oportunidad que supone para los músicos autoeditados y los pequeños sellos discográficos.

De momento nos estamos centrando en medios de comunicación, entendiendo como tales no únicamente los tradicionales –prensa, radio y televisión- sino también blogs y páginas web que creemos que pueden estar interesados en hacerse eco de nuestro proyecto. Entre ellos están los medios dedicados a la tecnología, pues Creanauta es sin duda una apuesta clara por la tecnología cien por cien española, pero también los dedicados a la cultura, pues no nos olvidemos que uno de nuestros objetivos es difundir música y eso se mire por donde se mire es también una manera de crear cultura.

En un apartado especial figuran todos aquellos medios y agentes que se relacionan directamente con el músico: locales de ensayo, estudios de grabación, revistas especializadas… todos esos puntos en los que acercarse al músico resulta mucho más sencillo.

Y por último, nuestras redes sociales, que constituyen uno de los canales de comunicación que nos permiten dejarnos ver en la red y además nos facilitan la comunicación con nuestros usuarios y todos aquellos músicos interesados en nuestro trabajo.

Juan Diego Polo

Estudió Ingeniería de Telecomunicaciones en la UPC (Barcelona), trabajando como ingeniero, profesor y analista desde 1998 hasta 2005, cuando decidió emprender creando wwwhatsnew.com.